sábado, 28 de enero de 2017

Los días iguales de cuando fuimos malas, de Inma López Silva




FICHA TÉCNICA

EDITORIAL: Lumen
FECHA PUBLICACIÓN: Enero 2017
FORMATO: digital, Epub
Nº PÁGINAS: 360
ISBN: 9788426463421


SINOPSIS:

Ahí están, charlando en el patio o desfilando en el comedor a la espera de que una compañera les llene un plato de sopa triste. Parecen iguales, presas sin más, pero basta con mirar despacio y afinar el oído para descubrir mundos distintos: Margot, cansada de vender su cuerpo por las calles de la ciudad, se toma un descanso entre rejas. Valentina ha llegado de Colombia con un niño en brazos y muchas preguntas en la mochila. Sor Mercedes cumple condena con fervor religioso y sin remordimientos. Laura quiso ser bailarina, pero otro destino se impuso, y a menudo contempla la vida entera como si fuese una condena.
Junto a ellas está la escritora, una mujer discreta que emborrona papeles e intenta olvidar locuras pasadas. ¿Quién habrá en estos folios? Nadie sabe, nadie pregunta, pero las historias se cruzan y las páginas ahí están para descubrir qué hay detrás de esos días iguales que se vuelven únicos, espléndidos, en las manos de Inma López Silva.


OPINIÓN PERSONAL:
                   «Mientras piensas en ser cruel, amor, no fracasas. Y da gusto.»
Los días iguales de cuando fuimos malas es una novela carcelaria y coral, diferente a lo poco que he leído de este estilo.
Narra la historia de cinco mujeres cuyo principal punto en común es su estancia en la cárcel de A Lama (Pontevedra).  Una de ellas, Inma, es la encargada de llevar el peso de la narración. Es escritora y, a través de ella, no solo conocemos al resto de protagonistas sino cómo es la vida en un centro penitenciario para mujeres, un tema bastante desconocido para la mayoría de nosotros.

Todo empieza porque Inma, después de su paso por la cárcel, es incapaz de volver a escribir. Su marido la anima a retomar esa pasión. Cree que así volverá su talento y, además, le servirá para superar sus miedos. Ella acepta y decide poner por escrito sus años en prisión. Su narración no es solo una confesión personal sino que nos muestra la vida de otras cuatro mujeres que tienen mucho más en común de lo que piensan. Os las presento:
Margot es un prostituta gitana, apasionada de París y asidua del centro penitenciario, del que dice le va muy bien para descansar de los hombres a temporadas. Obligada a casarse cuando aún era adolescente, tuvo la mala suerte de dar a luz a un niño rubio. La familia la desterró, le quitaron el bebé y nunca más supo de ellos. Se vió obligada a sobrevivir como pudo.
Valentina es una jovencita colombiana. Llegó a España con su bebé siendo «mula», es decir, que transportaba droga, aunque ella no era del todo consciente. Es inocente, confiada y sabe poco de la vida. Es fácil de manipular pero, al estar en prisión, eso no tarda en cambiar.
Sor Mercedes es monja y la veterana, la que más tiempo lleva en la cárcel. Sorprende su nulo arrepentimiento y lo convencida que está de que hizo lo correcto. Con el tiempo se ha convertido en la confesora de muchas de las internas.
Laura es bailarina de vocación pero funcionaria de prisiones de profesión. Vive obsesionada por el abandono de una antigua pareja y ese hecho no le permite avanzar en la vida.
Y, por último, la propia Inma, una persona misteriosa y reservada con la que las demás no se relacionan demasiado.

Los personajes están muy bien trazados, con personalidades bien definidas, que evolucionan al compás que lo hace su situación. Cuando te das cuenta, ves que, a pesar de ser historias muy diferentes, la vida de las protagonistas son muy parecidas. Por ejemplo, todas, a excepción de sor Mercedes, están en la cárcel debido a un hombre, todas tienen experiencias más o menos amargas con la maternidad, todas tienen su punto de maldad y todas, en algún momento, se sienten solas.
La autora nos ofrece cinco puntos de vista diferentes sobre estos temas pero sin demasiados dramatismos, aunque hay escenas duras, llenas de prejuicios, que te indignan y te hace reflexionar sobre la maldad humana.
A medida que las vas conociendo, quieres saber más sobre ellas y, sin ser un libro de esos que te deja en constante tensión, no puedes, ni quieres, dejar de leer.

Todo ello, Inma López Silva lo relata sin andarse por las ramas, con un vocabulario sencillo, práctico, típico de prisión, pero sin ser soez. Además, muestra más que cuenta gracias a descripciones de gestos y expresiones que no necesitan de más explicación para comprender lo que quiere decir. Me ha parecido que tiene una pluma exquisita, clara y delicada a la vez. Y todo ello hace que la lectura sea muy amena y fluida.

Me ha gustado la forma en como está estructurada la novela. Los primeros capítulos nos hablan de cada una de las protagonistas de forma individual. Es ahí donde conocemos sus antecedentes que desembocan en su situación actual. Los siguientes nos explican qué clase de delito cometieron y cómo lo hicieron. Solamente aquellos que se refieren a Inma están narrados en primera persona.

La verdad es que Los días iguales de cuando fuimos malas es una novela que rompe moldes y tópicos a la que vale la pena dar una oportunidad.


VALORACIÓN:





Muchas gracias a Edición Anticipada por el ejemplar.

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No me importaría nada leerlo^^
    Besitoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, a la lista de pendientes ;)
      Gracias por comentar.
      Nos leemos. Un saludo

      Eliminar
  2. Hola :) Te sigo.
    Pues tiene una pinta estupenda, quizás lo lea. Me lo llevo apuntado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por el blog. Ya tienes nueva seguidora.
      Nos leemos. Un saludo

      Eliminar
  3. Le tengo ganas a este libro la verdad, me parece bastante curioso, espero poder leerlo pronto
    ¡Gracias por tu reseña!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Gracias por tu comentario.
      Nos leemos. Un saludo

      Eliminar