martes, 18 de octubre de 2016

EL INICIADO, DE LOUISE COOPER



FICHA TÉCNICA:

TRILOGÍA: El Señor del Tiempo #1
EDITORIAL: Círculo de Lectores
AÑO DE PUBLICACIÓN: 1991 (presente edición), 1986 (en inglés)
FORMATO: Papel, tapa dura con sobrecubierta
Nº PÁGINAS: 364
ISBN: 84-226-3345-0


SINOPSIS:

Hace siglos, los Señores del Caos fueron desterrados por los Señores del Orden. Desde entonces, el mundo está bajo su dominio.
Tarod, un chico estigmatizado por ser hijo de madre soltera y a pesar de saber que su estatus social es una barrera, siempre ha soñado con formar parte de los Iniciados, los representantes humanos del Orden y encargados de preservar sus leyes. Sin embargo, cuando por casualidad descubre que tiene ciertos poderes, y tras una serie de circunstancias que lo separan de todo aquello que conoce, Tarod llega a la Península de la Estrella, el lugar donde se encuentra el castillo de los Iniciados. Al comprobar su gran potencial, estos lo acogen y lo instruyen en sus doctrinas.
Pronto destaca entre sus compañeros y profesores pero nada es como él había esperado y siente que no encaja del todo en ese lugar.
Mientras tanto, el Caos no se ha resignado a permanecer desterrado para siempre y atormenta a Tarod con horribles visiones. Pretende utilizarle para volver al mundo y hacerse con su control.
La comunidad de Iniciados, al enterarse de estos sucesos, ve en Tarod un peligro y una amenaza, así que intentan acabar con él,
Tarod, fiel servidor del Orden, luchará por defender su integridad, aunque tenga que enfrentarse a todos ellos.


OPINIÓN PERSONAL:

Hacía tiempo que me apetecía leer de nuevo la trilogía «El Señor del Tiempo» así que, a raíz de la iniciativa #LeoAutorasOct ya no tuve excusa para postergarlo más.

Esta fue la primera saga fantástica que leí en mi vida (después llegó otra aún mejor: «El Señor de los Anillos») y me enganchó tanto, ya desde la primera página, que pulvericé los tres libros en cuatro días. Fue una de esas historias que impacta, cuyos personajes te dejan una huella profunda y en los que no puedes dejar de pensar durante mucho tiempo. Después de tantos años, quería comprobar si aún tenía el mismo efecto, si me despertaría las mismas sensaciones, y no me ha decepcionado.

La autora, Louise Cooper, nos presenta un mundo en el que las fuerzas del Orden y del Caos gobiernan durante diferentes periodos de la historia, manteniendo así cierto equilibrio. Únicamente se enfrentan para desterrarse uno al otro.

El iniciado transcurre bajo el dominio del Orden, que lleva siglos en el poder. La sociedad a penas conoce el crimen y se basa en unas leyes rígidas e impregnadas de supersticiones. Los warps, unas tormentas imprevisibles y muy violentas, son la única muestra que queda del Caos.
Sin embargo, las fuerzas del mal creen que ha llegado su turno de gobernar y pretenden volver del destierro. Para conseguirlo, intentan utilizar al protagonista, Tarod, que se considera un fiel servidor del Orden y cuya lucha interna se convierte en el punto central de la trama.

Desde el principio se crea un ambiente de tensión constante que, unido al buen ritmo de la narración, te impulsa a leer sin parar.
Es cierto que, en ocasiones, ese ritmo se ralentiza un poco debido a las intervenciones más o menos largas de los personajes, que se centran en sus pensamientos y sentimientos. Por un lado, esto nos ayuda a conocer mejor sus motivaciones e inquietudes pero, por otro lado, he echado de menos conocerles más a través de sus acciones. He tenido la sensación de que la autora explica más que muestra y de que es un relato más introspectivo y profundo que otros de su género.

Claro, también hay que tener en cuenta que esta obra se escribió en los años 80 y la literatura ha cambiado desde entonces. Ahora estamos acostumbrados a narraciones más rápidas y dinámicas, con menos descripciones y más diálogos. Aún y así, la lectura no se me ha hecho nada pesada.
Además, la historia se ve enriquecida por tramas secundarias, ligadas íntimamente a la principal, y que añaden interés a la vez que ayudan a mantener la intriga.

Otra cosa que tampoco hace Louise Cooper es recrearse en el worldbuilding. No encontramos explicaciones detalladas del origen del mundo que ha creado, ni de su folclore, la mitología o las diferentes sociedades que lo componen. Pero no penséis que no vais a entender nada o que vais a andar perdidos porque la información que proporciona es más que suficiente para recrear ese mundo en vuestra mente.

Pero, sin duda, lo que más destacaría de esta trilogía son sus personajes.
El libro está escrito desde el punto de vista de un narrador omnisciente y se enfoca sobretodo en Tarod. Es el personaje que más me ha cautivado, por su fuerza interior, su integridad, sus luchas y conflictos, su sufrimiento, su sensibilidad. Elementos que le convierten en un ser muy cercano, con el que es fácil conectar y empatizar. Su objetivo, a pesar de ser impulsivo y no acertar siempre en sus decisiones, es hacer lo que cree que es correcto. Y siempre lo hace pensando en los demás, aunque conlleve sacrificios.
Lo que más impresiona es su lucha interna, titánica diría yo, que te hace dudar de que bando está, si es un personaje bueno o malo ( y os adelanto que no lo acabas de tener claro hasta el tercer libro).
En cuanto a los personajes secundarios, Cooper también los ha creado con caracteres marcados, nada superficiales, con lo cual, los amas o los odias, a veces incluso las dos cosas, dependiendo de las decisiones que toman.
De algunos se dice más bien poco, lo justo para dar a entender que en algún momento tendrán un papel importante en la historia, lo cual contribuye a aumentar la intriga y el suspense.

Finalmente, comentar algo que no me ha gustado y que considero que la autora debería haber trabajado más: lo rápido que algunos personajes pasan del amor al odio y la traición, sin punto intermedio; o lo poco creíble que resulta la forma en que nace el romance entre Tarod y Sashka. Juzgad vosotros mismos.

Por lo demás, El iniciado es una lectura de lo más recomendable.



VALORACIÓN:   5 / 5




No hay comentarios:

Publicar un comentario